Comparte este link

Translate

sábado, 9 de noviembre de 2013

LOS DIFERENTES TIPOS DE ALMOHADAS

Si hacemos caso de la regla de los tercios en la vida diaria, entonces dedicamos un tercio a trabajar, otro al ocio y el último al descanso. Un buen colchón nos garantiza un descanso de calidad, pero a menudo prestamos poca atención a la almohada ¡Grave error! La almohada debe ser cómoda y ayudarnos a mantener la columna vertebral en una postura correcta cada noche para evitar desde falta crónica de descanso a contracturas en cuello y espalda.

El tipo de relleno es un factor determinante en la elección de la almohada.Con el objetivo de que encuentres la que mejor se adapte a tus necesidades y te permita conseguir el sueño en la postura más adecuada, atendiendo a tus características anatómicas, te detallamos los diferentes tipos de almohadas para tu elección.




VISCOELÁSTICA: Ofrecen una firmeza media combinada con adaptabilidad. Su principal ventaja es que se amoldan perfectamente a la forma y postura del cuerpo.


FIBRAS DE POLIÉSTER: El problema que tienen es al lavarlas. Si es de mala calidad, quedará apelmazada. Por eso hay que elegirla de gran calidad. Su material es el relleno de poliéster, una fibra ahuecada y cardad. Son las almohadas más baratas y en general una buena elección para casas de vacaciones.Suelen ser muy firmes, por lo que si no te convencen, siempre puedes descoserlas y sacar parte del relleno. Son apropiadas para dormir de lado o boca arriba.

LÁTEX: Adaptables a la forma y al peso de la cabeza. Se trata de un material natural que transpira muy bien, y se adapta con facilidad a la forma del cuello. Además es antialergénico.

CERVICALES: Hechas para prevenir y mejorar dolores cervicales. Tratan de sujetar al cuello, la nuca y la cabeza para mantener cervicales en todo momento protegidas. Tienen forma de vaivén. Divididas en 4 zonas de mayor o menor dureza. Estas almohadas suelen ser únicamente cómodas para las personas que duermen boca arriba.


GEL: Son uno de los últimos rellenos en llegar al mercado. Están rellenas de una espuma de poliuretano con mezcla de polioles sintéticos y naturales (Aloe-Vera). Son de la familia de las viscoelásticas, pero con características propias. Resultan muy frescas y transpirables.


PLUMA: Este relleno natural da como resultado un soporte de poca firmeza, por lo que pueden ser muy adecuadas para aquellos que duermen boca abajo. Transpiran poco en verano, y a personas sensibilizadas les pueden provocar alergia. Son de mejor calidad que las anteriores y duran mucho. Mejor seguir las instrucciones del fabricante en cuanto a limpieza, ya que no se deben lavar