Comparte este link

Translate

domingo, 8 de marzo de 2015

PREGUNTAS QUE NOS HACEMOS SOBRE EL SUEÑO

Le hemos hecho una serie de preguntas acerca del sueño, a la delegada de World Association of Sleep Medicine y aqui os dejamos las respuestas tan interesantes que nos ha dejado :

¿Por qué dormimos peor conforme nos hacemos más mayores?
Normalmente por patologías asociadas con la insuficiencia cardiaca o con el dolor. Por ejemplo, aquellas personas que sufren problemas respiratorios o del corazón sufren ahogos al estar tumbados, lo que dificulta el sueño. Las personas mayores, además, tienden a recibir más medicación para la depresión, por ejemplo, que provoca despertares precoces. Todo eso se une a los cambios normales en la edad que fomentan que las personas se despierten más por la noche o que madruguen más.

¿Es cierto que con la edad se duerme menos?
No. Hay estudios españoles que concluyen que a partir de los 40 años se duerme una media de siete horas y esa cantidad se mantiene posteriormente. Lo que sí puede pasar es que, por los problemas que he mencionado antes, la persona mayor tienda a despertarse más durante la noche, algo que luego compensan con pequeñas siestas a lo largo del día.


Duermen cada vez menos . Si miramos 30 años atrás, tanto niños como mayores dormimos menos. Se van a la cama más tarde, juegan con el ordenador, con las consolas antes de dormir y descansan menos. El resultado es que los fines de semana se levantan más tarde. Una cosa es que se levantan una hora más tarde, pero si duermen dos o tres horas más.



¿Repercute la crisis en nuestra forma de dormir? 
Está provocando más casos de insomnio. Nos cuesta más coger el sueño y mantenerlo, más esto último. Esto no es más que un reflejo de cómo todo lo que vivimos nos da ansiedad, nos deprime. Una señal de esto es que en la última Encuesta Nacional de Salud el uso de hipnóticos entre la población adulta ha aumentado una barbaridad, hasta un 28%.


¿Medicarse es un parche?
En la fase aguda, cuando una persona sufre más el problema, los hipnóticos deben usarse, pero solo entre 4 y 6 semanas. Pero la mayoría de las personas usan esos fármacos durante años, cuando lo mejor es someterse a una terapia cognitiva para afrontar estos problemas de ansiedad y estrés. Esto nos proporcionará mayor beneficio a largo plazo. Se sabe que la gente que consume de los hipnóticos más de siete años, a la larga tiene mayor riesgo de padecer demencia.

¿Cuál es la patología del sueño más frecuente?
El insomnio y las apneas, una patología que conforme nos hacemos mayores aumenta su prevalencia. En gente joven es más habitual en hombres y a partir de los 50 se iguala la prevalencia entre sexos. Y es que, con la menopausia, cambia la constitución de la mujer y aumenta este tipo de problemas.



¿Es cierto que nunca se debe despertar a un sonámbulo?
No, lo que ocurre es que cuesta más de despertar a una persona sonámbula porque está en una fase muy profunda del sueño. Aunque haga actividades propias de una persona despierta, como andar o vestirse, el sonambulismo no puede llegar a afectar a las personas de alrededor. No ocurre lo mismo con otras alteraciones del sueño REM, que pueden provocar que las personas que las padecen agredan a quien tienen al lado o se autolesionen.


Desde Canapi.es te damos todo el asesoramiento gratuito que necesites en materia de descanso y salud, podrás encontrarnos en nuestros teléfono de atención al cliente, 963 721 522 -  670 859 110 en horario de 10h a 14h de la mañana y de 16h a 20,30h de la tarde. También invitarles a descubrir nuestros perfiles en redes sociales, https://twitter.com/descansosalud     Facebook: Canapi  , Pinterest  y  Google+ 
¡Os esperamos!

Fuente: Diarioinformacion.com 


domingo, 1 de marzo de 2015

¿ POR QUÉ ES NECESARIO UN BUEN COLCHÓN ?

El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes que afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de sus vidas. A continuación vamos a conocer algunas de las posibles origenes y causas, asi como los diferentes tipos de dolor de espalda que podemos encontrarnos

CAUSAS DEL DOLOR DE ESPALDA

Las causas del dolor de espalda son numerosas. La mayoría de las veces corresponden a lesiones de partes blandas, como ligamentos y músculos, pero otras veces pueden ser traumáticas, degenerativas, infecciosas, etc. Algunas situaciones emocionales y psíquicas también pueden ocasionar dolor de espalda, sobre todo en la zona cervical.


- La mala postura, la falta de ejercicio regular y el exceso de peso pueden ser una causa importante de molestias en la espalda. La mayoría de los dolores se deben a un uso incorrecto de la columna. Una mala postura causa tensión y hace a la espalda más vulnerable a las lesiones.

- Los esguinces de los ligamentos de la espalda que ocurren cuando los ligamentos se han distendido por encima de su elasticidad normal o se han deteriorado. La mayoría de las veces esto ocurre cuando hacemos movimientos de forma brusca o incorrecta.

- Los discos rotos o degenerados, los también llamados “discos pinzados”, son causa de dolores fuertes e intensos de espalda que pueden llegar a incapacitarnos. Cuando el disco se rompe hace prominencia hacia atrás (protusión) y suele causar dolor a nivel lumbar o cervical. También puede herniarse y comprimir o presionar las raíces nerviosas. Este dolor suele irradiarse hasta el pie o mano. Si el pinzamiento continua puede llegar a ocurrir una lesión nerviosa y causar pérdida de la sensibilidad o debilidad y una posterior atrofia de los músculos.

- La artrosis, que suele ser parte del proceso de envejecimiento, afecta a los discos y los huesos de la espalda. Reduce el grosor de los discos y pueden crecer “picos” en las vértebras, lo que puede disminuir el tamaño de los orificios, afectando a las partes blandas y causando dolor




- El estrés y los problemas emocionales también influyen considerablemente en el dolor de espalda, causando contracturas y tensión muscular.

- Existen otras causas diversas que pueden afectar a las estructuras de la espalda y ser motivo de dolor. Defectos de nacimiento, desviaciones de la columna (escoliosis), espondilosis (cambios degenerativos de la columna), enfermedades reumáticas y tumores (benignos y malignos), problemas de próstata o útero que irradian hacia la espalda, osteoporosis (pérdida de densidad mineral ósea, es decir, de la cantidad de calcio) … pueden ser causa de dolor en la misma.



TIPOS DE DOLOR DE ESPALDA
El dolor de espalda, tanto agudo como crónico se puede originar en:

- Los ligamentos y músculos: El 70% de los problemas de la columna tienen su origen en los músculos y ligamentos. El dolor lumbar puede aparecer por diferentes motivos. Se manifiesta como una sensación de quemadura o contractura localizada, sordo y continuo o agudo y lancinante.

Podemos detectar si el dolor de espalda es de este tipo realizando unos sencillos ejercicios:
Estirar lentamente los músculos dolorosos primero de un lado y después del otro.
Mueve lentamente las articulaciones cercanas a la zona dolorosa. Aprieta y fricciona con fuerza los puntos dolorosos.
Ponte calor o toma un baño de agua caliente y descansa.
Si con estas medidas mejoramos, seguramente que el motivo del dolor es muscular o de los ligamentos.

- Las facetas: Puede aparecer por un falso movimiento o un accidente. El dolor es agudo y corta la respiración. El dolor se localiza en la zona lumbar o en los glúteos y baja por la parte posterior de los músculos y puede llegar a la rodilla. Este dolor no llega a la pierna ni al pie.

Para comprobar si el origen de nuestro dolor es debido a las facetas podemos hacer también una serie de ejercicios:
De pie, arquea la columna hacia atrás, como si quisieras mirar el techo de la habitación.
Inclínate hacia delante todo lo que puedas, como si quisieras tocar con tus manos las puntas de los pies.
Si el dolor aparece solo cuando nos inclinamos hacia atrás y no hacia delante, lo más seguro es que la causa sean las facetas de las articulaciones vertebrales, posiblemente por artrosis.

- Los discos: El dolor por origen discal, al igual que el anterior, puede aparecer por un mal movimiento o un accidente o por una mala manipulación de cargas pesadas. El dolor aparece de forma progresiva. El dolor se localiza en la zona lumbar o en los glúteos, baja por la parte posterior y puede llegar hasta la rodilla, sin sobrepasarla.

El dolor discal lo podemos identificar con los siguientes ejercicios:
De pie, inclínate hacia atrás como si quisieras mirar el techo.
Inclínate hacia delante como si quisieras tocarte la punta de los pies con las manos.
Si el dolor aparece solo cuando te inclinas hacia delante y no hacia atrás, lo más seguro es que sea por deterioro de un disco.

- Las facetas y discos: Si el dolor aparece cuando te inclinas hacia delante y hacia atrás, lo más seguro es que la causa sea el deterioro de un disco al que se suma una artrosis en sus facetas.

- Las raíces nerviosas: Puede producirse por un mal movimiento, la manipulación de cargas pesadas, un resbalón, etc. El dolor suele ser más intenso en la pierna que en la espalda. Se irradia por la cara posterior del muslo, la pierna y llega hasta el pie e incluso los dedos.



Podemos realizar los siguientes movimientos para identificar si el origen del dolor es debido a un problema en las raíces nerviosas:
Túmbate e intenta levantar la pierna dolorosa sin doblar la rodilla. Si no puedes hacerlo solo, pide ayuda. Tenemos que llegar a levantar la pierna, sin flexionar la rodilla, más de un 60% sin dolor. En caso contrario, el dolor es seguramente provocado por la compresión de una raíz nerviosa que sale de la base de la columna lumbar. Esto sólo ocurre en el 10% de los casos.
En resumen, podemos decir como regla general, que cuando extendemos la columna hacia atrás el dolor es producido por las facetas de las apófisis articulares. Cuando nos inclinamos hacia delante, el dolor es de origen discal. Cuando duele tanto al inclinarse hacia delante como hacia atrás el dolor es provocado por las facetas y por los discos. Cuando no se puede levantar una pierna con la rodilla extendida más del 60%, por el dolor en la parte posterior de la extremidad, el origen es radicular (compresión de la raíz nerviosa).

Siempre es recomendable acudir primero a su médico especialista, para que nos haga un buen diagnóstico, descartando lesiones que requieran cirujía y nos aconseje sobre los ejercicios y normas de higiene postural a seguir para dar solución a su dolor de espalda.

Si nada mas levantarnos ya se produce dolor de cervicales o espalda, es muy probable que su sistema de descanso no sea el adecuado o que su vida útil haya llegado a su fin, en estos casos le recomendamos comprar uno nuevo.
 Desde Canapi.es te damos todo el asesoramiento gratuito que necesites en la elección de tu equipo de descanso más idóneo, en nuestros teléfono de atención al cliente, 963 721 522 -  670 859 110 en horario de 10h a 14h de la mañana y de 16h a 20,30h de la tarde. También invitarles a descubrir nuestros perfiles en redes sociales, https://twitter.com/descansosalud     Facebook: Canapi  , Pinterest  y  Google+ 
¡Os esperamos!








Fuente: Libro de la espalda. Capítulo 2, ¿Por qué duele la espalda? de MAZ